¿Por qué el Wingwave?

El coaching Wingwave: también llamado, COACHING EMOCIONAL, entra en contacto con las emociones que forman la experiencia subjetiva de las personas y actúa en la reacción emocional que se produce al recibir la información del exterior a través de nuestros sentidos, detectando cualquier bloqueo, y haciendo que nuestro sistema fluya de nuevo.

Las disciplinas que se asocian a este método son:

  • La Kinesiología
  • La estimulación de los hemisferios cerebrales a través de los Movimientos Oculares Rápidos
  • La Programación Neurolingüística (para formulación de objetivos, modelaje y refuerzo del trabajo realizado con la estimulación de los hemisferios cerebrales)

La efectividad de este modelo, es que los ojos son la conexión mas directa con el cerebro.

La filosofía del método está contenida en la palabra Wingwave. Wing (ala en inglés) alude al movimiento del ala de una mariposa, y wave (onda, ola, brain wave) ondas cerebrales generadoras de momentos brillantes, o de inspiración. Aplicado al coaching, este concepto nos indica que un pequeño impulso es suficiente para provocar un cambio positivo en las vivencias y conductas limitadoras de las personas.

  • Cómo funciona

    Durante una sesión de coaching Wingwave, una vez delimitado el punto exacto donde actuar, se inicia una secuencia de aleteos, moviendo rápidamente la mano delante de la cara de la persona, la cual sigue el movimiento con los ojos. Se estimula así el movimiento que hacen los ojos en la fase del sueño REM, una fase que ocurre mientras la persona duerme y en el que se procesan internamente los eventos del día.

    En esta fase las emociones limitantes desaparecen de forma rápida y son sustituidas por sentimientos de alivio, fuerza, y habilidad para actuar de forma constructiva.

  • Aplicaciones

    El método está basado en los resultados de pruebas neurológicas, en investigaciones sobre traumas psicológicos. Los movimientos rápidos de los ojos estimulan la óptima colaboración de los dos hemisferios cerebrales, activando la capacidad de las personas para regular su estado mental, haciendo que se disuelvan e integren de forma correcta las emociones que producían el bloqueo. Por su parte, el test myostático permite ir evaluando el proceso durante la intervención. Al final se entretejen nuevos recursos en la persona.

    En resumen, este método cuyo uso es complementario en procesos de acompañamiento y cambio permite encontrar el detonante mas pequeño para el mayor cambio posible, que suele resolverse en pocas sesiones.