Quién soy

Soy María Bosch, Licenciada en Ciencias Biológicas por UB, Naturópata y Acupuntora.
Desde siempre, he estado unida al mundo de la sanación y la curación. Soy nieta e hija de médicos por parte de padre, y nieta e hija de personas practicantes de la medicina natural parte de madre. Mi infancia transcurrió entre balnearios, yoga, meditación….y también antibióticos, vitaminas y otros remedios más ortodoxos.
Todo esto, ha constituido, mi equipaje de conocimientos adquiridos a través de mis vivencias, hasta que llega el momento de seguir un camino propio y tomar la decisión de estudiar aquello que me lleve a cumplir mi propósito de vida, mi sueño: ayudar a resolver estados de pérdida de salud, dolencias, síntomas…que hacen sufrir a las personas.

La Naturopatía se inspira en los tres postulados de Hipócrates:

  • La dieta es la base de la salud y la principal herramienta para recuperarla.
  • Hace falta poner al cuerpo en las condiciones idóneas de alimentación, ciclos del sueño, ejercicio físico moderado y pensamiento positivo para que los remedios puedan ser efectivos y nos ayuden a curarnos.
  • La sanación personal radica en la propia voluntad, del enfermo, de curarse y en la capacidad de autocuración del cuerpo.

Para hacer posible estos postulados, la naturopatía utiliza la complementación ortomolecular, la fitoterapia, las Flores de Bach, la homeopatía, las Sales de Schüssler, los oligoelementos y otros remedios de origen natural, que ayudan al cuerpo en todo momento, y tienen pocos ó ningún efecto secundario. Además, revisa la dieta de los pacientes y se mejora su cualidad en función de las necesidades de cada persona.

Por su parte, la Acupuntura ayuda a regular los flujos energéticos del cuerpo a través de sus meridianos y tonifica la Energía Vital de las personas.

Todo esto, no tendría ningún sentido si no tenemos en cuenta la parte más humana del ser humano: su espíritu, su alma, su Ser transpersonal, su energía divina ó como cada cual lo quiera llamar; aquello eterno de todos los seres humanos.

Pues sí, también estamos aquí para curar el Alma y para que ésta aumente su nivel de vibración y de consciencia.

Todos tenemos la posibilidad de curarnos a nosotros mismos, pero puede que esto no sea lo más importante para nuestra Alma.
La pérdida de salud es un gran maestro de vida. Nos pone delante de una situación que nos gusta bien poco transitar; pero si escuchamos el mensaje que nos quiere dar, si trabajamos la aceptación y empezamos a cuidarnos desde el amor y con consciencia, no volveremos allí donde estábamos antes de enfermar, sino que estaremos en otro nivel de consciencia más alto, y viviremos la Vida con más plenitud.

espaiona.com

Enlaces recomendados:

wingwave.com